Padres y profesores, una alianza decisiva

Los beneficios derivados de la implicación de las familias en la vida de los centros escolares han sido recogidos en numerosos estudios e informes educativos. Es evidente que tanto escuela como familia tienen en sus manos el reto de educar a los menores, por lo que la coordinación entre ambas instituciones es fundamental para mejorar la calidad de la enseñanza y facilitar el desarrollo integral de nuestros jóvenes.

En las últimas décadas, las sucesivas leyes de educación puestas en marcha han insistido en la necesidad de coordinar familia y escuela para diseñar un proyecto educativo común, cuya finalidad sea la educación integral de todos los alumnos. Para conseguir este objetivo, los padres están representados en los Consejos Escolares y pueden formar parte de las AMPAS (Asociación de Madres y Padres de Alumnos). Pero la experiencia demuestra que, en la mayoría de los casos, la participación de la familia en los centros educativos es muy baja, predominando los desencuentros entre padres y profesores sobre la colaboración mutua.

Un ejemplo de cómo el trabajo en equipo puede repercutir en una mejora de la calidad de la enseñanza y de la vida escolar lo encontramos en el C.E.I.P. San Sebastián (Mijas), donde el apoyo incondicional de su AMPA ha hecho posible la puesta en marcha de un ambicioso proyecto de innovación que le ha convertido en el único centro público andaluz que cuenta en sus aulas con cuatro Pizarras Digitales Interactivas (PDI).

El actual director del colegio, José Luis Zurdo, fue el impulsor de esta iniciativa. Asesor de la Junta de Castilla-La Mancha en materia de Educación Infantil y TIC, José Luis Zurdo llegó al centro mijeño el pasado curso con ideas novedosas para la implantación de las PDI. Su amplia experiencia como formador de profesores, y su interés por dar respuesta a las demandas educativas que implican los nuevos contextos tecnológicos, le llevó a interesarse por las Pizarras Digitales Interactivas.

Las conocí a partir de un proyecto de dos compañeros, Javier Arnal y Carmen Julve, y de las aportaciones de expertos como Peres Marqués. En seguida me di cuenta de que, aunque las salas de informática son muy útiles, lo que realmente estimula tanto a profesores como alumnos son las PDI. El proyecto ideal debe combinar esta herramienta con los ordenadores, pues se trata de dos recursos fundamentales para la práctica docente.
José Luis Zurdo, director del colegio

Lo llamativo de esta experiencia es que no hubiese sido posible llevarla a cabo sin la decisiva participación del AMPA del centro.

Los verdaderos responsables de que los alumnos de nuestro colegio disfruten de esta avanzada tecnología son sus padres, pues el AMPA ha sufragado la casi totalidad del proyecto, algo inusual en estos casos.
José Luis Zurdo, director del colegio

Según cuenta José Miguel Álvarez, secretario del AMPA del C.E.I.P. San Sebastián, el proyecto que presentó José Luis y su antecesor en el cargo, Blas Martín, les interesó desde el primer momento, pues en seguida vieron claro que iba a suponer una importante mejora para la educación de sus hijos. Por ello, la Asamblea General de Padres no dudó en apostar por el más alto de los tres presupuestos, el que aconsejaba la adquisición de cuatro PDI, una para cada ciclo. José Miguel Álvarez todavía recuerda la sorpresa de José Luis Zurdo ante esta decisión, “tanto él como el resto del claustro de profesores creían que la puesta en marcha de esta iniciativa estaría supeditada a las subvenciones públicas, lo que dilataría los plazos previstos”.

Si las pizarras sudaran, sudarían Noche Latina, Fiesta del Colegio, rifas, Fiesta de Navidad… En definitiva, sudarían ilusión y trabajo en equipo de los padres de este centro.
Juan Jesús Quero, presidente del AMPA

San Sebastián, quien recuerda que la aportación de los comerciantes del pueblo también ha sido fundamental.

Tanto José Miguel como Juan Jesús reconocen que el pueblo de Mijas se ha volcado con ellos participando en todos los actos que organizaban: “esta es la diferencia entre un colegio de pueblo y uno de ciudad. Aquí no hace falta publicidad, el boca a boca funciona y, aunque al principio el proyecto de las pizarras sonaba a chino a la mayoría, cuando se explicó todo el mundo estuvo de acuerdo en ayudarnos”.

Este centro escolar es el más antiguo del municipio y, curiosamente, el más moderno en cuanto a instalaciones TIC. Precisamente, el curso se ha inaugurado con una exposición sobre la historia del colegio que incluye desde los primeros estatutos del AMPA de 1922, cuando se denominaba “Círculo de Amigos de la Escuela”, hasta las actuales pizarras digitales.

Esta actividad es reflejo de una comunidad orgullosa de su pasado, pero que no por ello vive al margen de las innovaciones tecnológicas. Su filosofía es “padres y profesores caminamos juntos hacia un mismo punto, remamos en el mismo barco” y están convencidos de que el único requisito para mantener una buena relación es encontrar un punto de encuentro, un proyecto común. Y ellos ya lo tienen: la educación de los niños de la localidad.

El director del centro reconoce que todavía es pronto para hablar de resultados pues, aunque cuentan con las PDI desde febrero del curso pasado, este año es cuando realmente empieza el proyecto de innovación. Además, como comenta José Luis Zurdo, “no podremos evaluar convenientemente esta iniciativa hasta el tercer año de su implantación”.

En lo que todos están de acuerdo es en la motivación que las PDI han supuesto para alumnos y profesores. Los primeros se muestran muy receptivos con esta nueva forma de aprendizaje y reconocen que las pizarras digitales les alegran las clases, mientras que sus profesores están volcados en la preparación de material didáctico y no dejan de sorprenderse de la multitud de aplicaciones de esta herramienta TIC.

La responsabilidad de asesorar a sus compañeros sobre las aplicaciones informáticas y su uso como recurso didáctico recae en Jesús Vascón, coordinador TIC del C.E.I.P. San Sebastián.

El profesorado de este país tenía deficiencias en este ámbito y, en estos años, ha tenido que ponerse al día a base de cursos de formación y asesoramiento continuo
Jesús Vascón, coordinador TIC

Los Centros de Formación del Profesorado (CEP) se encargan de coordinar y formalizar los cursos y los grupos de trabajo, así como de homologar los títulos. En la mayoría de los casos, el coordinador de cada grupo, incluso el que imparte las clases, suele ser un profesor del centro. Estos lazos de compañerismo facilitan, según comenta Jesús Vascón, la relación de complicidad y confianza necesaria para que el profesorado reconozca sus necesidades y limitaciones en el ámbito de las TIC. “Mi función consiste en asesorarles sobre todo lo relacionado con los recursos didácticos y multimedia para que los integren en sus programaciones.

En nuestras reuniones trabajamos cada unidad didáctica y decidimos la herramienta TIC más adecuada a cada caso”. El proyecto de innovación del C.E.I.P. San Sebastián no finaliza con la adquisición de las PDI, “pues consideramos que éstas son sólo un instrumento más para reforzar el trabajo de los docentes, afirma Jesús Vascón, quien señala que “nuestro próximo propósito es tener un aula informática actualizada con Mac, un sistema muy fácil de usar y para el que existen numerosos recursos educativos”. Además, este tipo de ordenadores permite ejecutar simultáneamente el sistema operativo libre Guadalinex de la Junta de Andalucía, por el ha apostado el equipo docente del centro mijeño, y el de pago Windows.

Estoy de acuerdo con que nadie debe ser dueño del conocimiento y, por tanto, soy partidario del software libre. En todo caso, debe ser el autor quien ponga ciertos límites, pero no una corporación que compra la idea. Sin embargo, todavía no existen aplicaciones que nos permitan prescindir del software del pago. Por ello, creo que lo que debe prevalecer es la calidad de los contenidos y poder hacer uso de ambos tipos de software
Jesús Vascón, coordinador TIC

Lo que es innegable es que la buena sintonía entre padres y profesores ha sido fundamental para que el C.E.I.P. San Sebastián se haya convertido en motor de innovación de la zona y en ejemplo a seguir por otros centros en los que prevalece la confrontación en las relaciones entre los dos pilares en los que se apoya la educación y formación de nuestros menores.