Noticia
04 julio, 2017

¿Qué y cómo se leerá en el 2030?

Mendoza, Cercas, Teresa Cremisi, el director de las librerías Waterstones y 38 ponentes más, en la segunda edición del Foro Edita Barcelona que arranca el miércoles

Hoy ya no deberían leerse libros en papel, según los vaticinios que se hicieron hace apenas 15 años, lo que no es óbice para que el sector editorial y las costumbres lectoras hayan mutado como quizá no lo habían hecho en casi seis siglos, desde la invención de la imprenta con tipos móviles de Gutenberg. En un entorno tan cambiante, en 2030, apenas ya 15 años más, ¿sobre qué soportes se leerá y dónde?, ¿qué argumentos seguirán enganchando a la gente a un libro? ¿Ese contenido se seguirá yendo a buscar en librerías como hoy las conocemos o cómo se distribuirá? ¿Los algoritmos, como piedra filosofal, diseñarán el libro ideal? ¿Con qué tipo de literatura se puede lograr que los niños no se desenganchen de la lectura a partir de los 12 años? Intentar perfilar respuestas a algunas de estas preguntas es el ambicioso objetivo del internacional foro anual de editores Edita, que bajo el epígrafe Viaje al 2030, arranca hoy su segunda edición en Barcelona.

Un repaso de la ya larga dilatada relación con sus editores por parte del último premio Cervantes, Eduardo Mendoza, en el Saló de Cent del consistorio, servirá de pórtico al que con solo dos convocatorias se está convirtiendo en encuentro de referencia del sector, que contará con 400 inscritos, más del doble que el año pasado y que culmina este viernes siete de julio. Y no solo en el ámbito estatal: de los 42 ponentes, ocho provienen de fuera de España. Entre ellos destacan Teresa Cremisi, exresponsable editorial de dos de los sellos con más pedigrí de Francia como son Gallimard y Flammarion; James Daunt, director gerente de Waterstones, la cadena de 275 librerías del Reino Unido e Irlanda; Koen van Gulik, editor y propietario de uno de los sellos independientes más prestigiosos de Holanda, Wereldbibliotheek, o la Consuelo Sáizar, exdirectora de la mexicana Fondo de Cultura Económica.

“Barcelona quería un encuentro de este tipo, de ahí el resultado de los inscritos”, asegura Javier Aparicio Maydeu, director del veterano (22 ediciones ya) Máster de Edición de la Universidad Pompeu Fabra, codirector y una de las almas de Edita, junto a Patrici Tixis, presidente del Gremio de Editores de Cataluña, y el periodista cultural y escritor Sergio Vila-Sanjuán. El apoyo del Ayuntamiento de Barcelona está siendo capital, en lo económico, para asentar el encuentro. “Esto va en serio: Barcelona es capital de la edición en catalán y castellano y ha de volver a mirar a lo grande y lejos, prescindiendo de cambios coyunturales en lo económico o en lo político”, añade Jaume Collboni, responsable de Cultura del Ayuntamiento, que contextualizó el apoyo a Edita con la reciente constitución del plenario del sector del libro, la consecución de Barcelona como Ciudad Literaria por la Unesco o el proyecto de creación de la Casa de les Lletres, entre otras apuestas municipales en favor del libro.

El director Agustí Díaz Yanes, responsable de Alatriste y Oro, adaptaciones cinematográficas de obras de Arturo Pérez Reverte, el socio fundador de la librería La Central, Antonio Ramírez o los editores Elena Ramírez, Núria Tey, Pilar Reyes o Aniol Rafel son otras de las figuras que participarán en las jornadas, que tendrá en el encuentro entre el escritor Javier Cercas y el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Daniel Fernández, otro de sus platos fuertes. “Los editores hemos de salir de la zona de confort y ver posibles alianzas con otros sectores; en ese sentido, el escritor quizá se encamine hacia ser un creador, un fabricante de contenidos para otras industrias; la gasolina de nuestro sector está en explicar historias”, sostiene Tixis, aventurándose en una de las tendencias más claras para los próximos años. “Hemos huido de buscar gurús: en el foro Edita queremos la opinión y el saber de gente que trabaja cada día en este oficio”, señala Aparicio. Un viaje editorial al 2030 muy serio.

Fuente: EL PAÍS - EDUCACIÓN