Noticia
08 junio, 2017

Educar con los ojos abiertos

Y si en vez de empeñarnos en ser los garantes de la felicidad de nuestros hijos nos propusiéramos enseñarles a vivir afrontando lo (bueno y malo) que venga.

Y si nos dedicamos a ser padres y madres de nuestros hijos en vez de querer ser sus maestros, sus guardianes, sus jueces, sus forofos, sus sufridores, sus defensores, sus fiscales, sus amigos, etc.

Y si nos dedicamos a intentar ser el mejor ejemplo de lo que hay que hacer correctamente y el mejor ejemplo de cómo actuar cuando uno se equivoca.

Y si nos dedicamos a confiar más en nuestro talento como padres y madres que en asustarnos con el comportamiento de nuestros hijos.

Y si comparamos menos a nuestros hijos y los aceptamos más como son.

Y si abrimos los ojos para verlos de verdad en vez de mirar para otro lado.

Y si a educar lo consideramos más valioso que cansino.

Y si tratamos a nuestros hijos como hijos y no como proyectos.

Y si entendemos que los niños sufren, sienten, que los adolescentes sufren y sienten y que lo hacen con la misma intensidad que sufren y sienten los adultos.

Y si nos dejáramos de ser tan ñoños.

Y si disfrutar de los hijos fuera disfrutar de la educación que les damos a los hijos.

Y si a amar a los hijos se le llamara educar.

Y si dejamos que cada uno sea protagonista de su vida, los padres de la suya, los hijos de la suya y los demás de la suya.

Y si hacemos un poco más humano esto de educar. Equivocarse es de humanos.

Y si transmitimos a nuestros hijos hasta dónde llega nuestra convicción en educarlos.

Y si digo, una y otra vez: “pues no te voy a dejar, no pienso arrojar la toalla”.

Y si confío. En mí. En mis hijos.

Y si lo estoy haciendo bien y nadie me lo dice.

¿Educas? Lo sé, no es sencillo. Pero el tiempo pasa rápido. Tú y sólo tú decides el papel que quieres jugar.

Abre los ojos y sigue educando.

Fuente: DIARIO SUR - EDUCACIÓN